Guía práctica para saber si un producto es biodegradable

Guía práctica para saber si un producto es biodegradable

Probablemente hayas escuchado o leído muchas veces que el uso de productos biodegradables reduce el impacto de la contaminación ambiental. Esto se debe a que los materiales se descomponen en la naturaleza por acción de los agentes biológicos como plantas y bacterias, además del sol, el aire y el agua, que hacen que los residuos se transformen en nutrientes para la tierra.

Todo esto suena muy bien, pero ¿cómo saber que realmente un producto es biodegradable? Quédate a leer porque hoy en el blog de Entelequia te contaremos todo lo que debes saber.

Importancia de un consumo responsable

En nuestro día a día, utilizamos una enorme cantidad de productos que generan basura: alimentos enlatados, refrescos, botanas, pan de caja, chicles, jabones, pasta dental, entre muchos otros que pueden contaminar el medio ambiente.

Ver Desechables Biodegradables  

Las diferentes industrias han tomado cartas en el asunto, fabricando productos respetuosos con el medio ambiente para atenuar en lo posible el daño que han provocado a lo largo de los años.

Los consumidores han cambiado sus hábitos y su consciencia con respecto al medio ambiente ha incrementado. Por ello, cada vez buscan productos ecológicos, biodegradables y que tengan procesos respetuosos con el medio ambiente.

Si tú eres uno de estos consumidores, te recomendamos fijarte en los siguientes aspectos:

Etiquetado del producto

Como consumidores, es importante conocer las materias primas que componen los productos que se adquieren, especialmente si se están buscando opciones biodegradables y compostables. Además, es necesario conocer su composición para saber cómo gestionar los residuos antes de que lleguen a los vertederos.

El etiquetado de los productos permite conocer los materiales que los componen. Si un producto que compramos, o su envase, es biodegradable, encontraremos la etiqueta de “Producto 100% biodegradable” acompañado de tres flechas que forman un triángulo que significa reducir, reutilizar y reciclar.

Algunos residuos pueden ser compostables, es decir, pueden ser degradados por la acción de los organismos produciendo dióxido de carbono, agua, biomasa y compuestos inorgánicos en un periodo de alrededor de 6 meses. Esta transformación da lugar al humus, un tipo de tierra oscura que aporta nutrientes a las plantas.

Material biodegradable

Los productos compostables vienen etiquetados con la leyenda “100% compostable y biodegradable” acompañado por un símbolo de tres hojas. Esto significa que al menos un 90% de su masa total se degradará en un periodo máximo de 6 meses y que no contiene metales pesados.

Materiales de fabricación

Es muy importante poner atención en este punto, ya que puede ser un poco confuso si eres nuevo en el tema del reciclaje. Muchas veces escuchamos que los productos orgánicos son mejores que los sintéticos, y si bien es una afirmación correcta, puede ser incompleta. El plástico tradicional se produce a partir de petróleo y combustibles fósiles, es decir, es un material de origen orgánico y puede tardar varias decenas de años en biodegradarse. Además, al estar tanto tiempo sin descomponerse, estos plásticos obstruyen alcantarillas, contaminan el aire con emisiones de CO2 y si llegan a ser incinerados, la combustión de plástico produce gases muy dañinos para el medio ambiente y los seres vivos.

Por su parte, los bioplásticos se han convertido en el reemplazo del plástico común. Estos productos se fabrican con polímeros de origen natura y que se degradan en poco tiempo con la ayuda de microorganismos, bacterias, hongos, el aire y el sol.

Estos bioplásticos se elaboran con productos orgánicos como almidón de centeno, de papa, fécula de maíz, semillas de aguacate, entre otros materiales que se descomponen en menos de 6 meses, por lo que su eliminación no provoca problemas para el medio ambiente, seres vivos y la vida natural.

Identificar desechables biodegradables

Procesos de fabricación

No basta con que un producto esté fabricado con materias primas orgánicas como celulosa, almidones o restos de frutas. El proceso de fabricación también es importante si lo que buscas es adquirir productos ecológicos y que no contaminen el medio ambiente. En general, los procesos artesanales se recomiendan para reducir las emisiones contaminantes.

Una forma de asegurarte de que los procesos de fabricación sean amigables con el medio ambiente es revisar la página web y redes sociales de la empresa fabricante para conocer sus valores, certificaciones y reconocimientos ganados.

¡Confía en Entelequia!

Si estás buscando un proveedor de productos desechables compostables o biodegradables, 100% naturales, en Entelequia encontrarás tu mejor opción. Contamos con un amplio catálogo de productos entre los que se encuentran vasos desechables biodegradables, charolas, contenedor compostable,  popotes biodegradables, envases ecológicos, desechables para fiestas, cubiertos, bolsas de papel y charolas de materiales como fécula de maíz, paja de trigo, PLA, entre otros.

Además de ser biodegradables, nuestros productos pueden meterse al microondas con seguridad, ya que no liberan toxinas que puedan provocar enfermedades a largo plazo.

Contamos con certificados que avalan que nuestros productos son compostables tanto en condiciones domésticas como industriales, que son aptos para estar en contacto con alimentos y que todos y cada uno de nuestros productos se elaboran con materia prima de origen orgánico y fósil.

Recibe 5% con el cupón BLOG5  

Navega por nuestra página web, descubre todos los empaques biodegradables para alimentos que tenemos para ti, y si necesitas más información escríbenos a través del chat en línea o botón de WhatsApp donde nuestros asesores se encuentran listos para atenderte.

Publicación anterior Siguiente post

  • Desechables Biodegradables